Tipos de Tratamiento

Terapia Cognitiva Conductual

Es un método usado en la psicoterapia para cambiar ciertos comportamientos o patrones emocionales que son de naturaleza dañinos o disfuncionales, el enfoque cognitivo conductual trabaja con un plan orientado a metas que ayudan de una manera sistemática, se basa en dos prácticas primarias psicológicas, conocidas como psicología cognitiva y teoría de aprendizaje conductual.

La terapia cognitiva conductual es altamente considerada en el tratamiento de los siguientes trastornos:

Ansiedad
Bulimia
Depresión
Trastorno alimenticio
Trastorno emocional
Trastorno obsesivo-compulsivo
Trastorno de personalidad
Trastorno de estrés post-traumático
Trastorno sicótico
Abuso de sustancias/adicción

En la mayoría de los casos, la terapia cognitiva conductual es un proceso a corto plazo que puede ser enfocado a nivel individual o grupal lo cual lo hace conveniente y versátil para las personas que necesitan tratamiento para enfrentar una variedad de problemas, normalmente la TCC dura no más de 20 sesiones ni menos de seis, esta es la característica más atractiva en este tipo de tratamiento ya que la mayoría de las personas consideran la psicoterapia como un proceso que dura años.

La terapia cognitiva conductual puede variar de método, tener un diario donde se plasman pensamientos y emociones ayuda a drenar de alguna manera nuestros malestares e inquietudes, probar nuevos comportamientos recomendados para situaciones de enfrentamiento de problemas como también el análisis de nuestras creencias, la meta importante de la TCC es enseñar a las personas o adictos en rehab a reconocer, cuando y cómo sus conductas disfuncionales los llevan a actividades auto-destructivas, una vez identificada la problemática, el individuo puede re-evaluar con honestidad y conocer de que manera sus pensamientos son un detonante hacia comportamientos dañinos, esta terapia ayuda a la persona para empiece a cambiar sus conductas negativas.

Durante la TCC, la persona está involucrada en su propio proceso, es importante que en este tipo de terapia, el terapeuta y el paciente interactúen en función a crear metas realistas y alcanzables, este tipo de proceso hace que el paciente tenga un gran sentido de pertenencia a través de todo el tratamiento lo cual lo hace más fácil de seguir y no abandonar.

Otro componente importante en el tratamiento de TCC es que el paciente cumpla con funciones delegadas para así poner en práctica lo que está aprendiendo, cambiar malos hábitos por hábitos sanos y empezar a generar el cambio en su vida diaria.

Tratamiento Ambulatorio o Casa Intermedia

Se basa en la asistencia semanal o interdiaria a un centro de rehabilitación ambulatorio en donde se trabaja en función a dejar de consumir drogas o alcohol, principalmente este tipo de tratamiento es lento pero efectivo en aquellas personas que abusan de sustancias pero que aún no han generado la enfermedad adictiva, la asistencia a los grupos de contención y prevención de recaídas ayuda al individuo a empezar a adoptar y a cambiar su estilo de vida mediante sesiones con profesionales en desarrollo de adicciones y terapeutas, el contacto con el ambulatorio o casa intermedia también sirve para brindar apoyo moral cuando la persona está pasando por alguna crisis y está en riesgo de volver a recaer en consumo, el tratamiento es a libre decisión y a conciencia como cualquier otro tratamiento de abuso de sustancias, el programa es enfocado a nivel individual y grupal haciendo que la persona comparta sus experiencias con otros para así identificar problemáticas y brindar mutuo apoyo.

Tratamiento Residencial o Interno

Este modelo de tratamiento es para aquellos que han generado la enfermedad adictiva y su vida alcanzó el borde de las consecuencias, dañándose a si mismos y a su entorno familiar, social o laboral, el adicto se interna en un hogar o residencia donde convivirá con un mínimo de 10 y máximo de 45 adictos en recuperación, el tiempo estimado del tratamiento puede ser de entre 8 a 14 meses (interno), el programa brinda un ambiente libre de drogas y seguro de factores de riesgo o amenazas que no perjudicarán la estadía del adicto, dentro de rehab un equipo clínico se encarga de brindar ayuda individual y grupal con dinámicas y terapias enfocadas a mejorar, orientar hasta hacer que el adicto identifique y reconozca que, cambiando sus hábitos y conductas adictivas es como podrá obtener distintos resultados para que su vida mejore.

Los centros de rehab o tratamiento residencial no son modelos tipo clínica o institución psiquiátrica, no se trata al adicto como un convicto ni como un paciente con problema mental, no practican un régimen estricto ni aplican doctrinas paralelas, en vez, son residencias o casas con un equipo de terapeutas y profesionales en el tema de las adicciones en función a ayudar al adicto, dentro se cumplen funciones delegadas cada vez que el residente (adicto) sube de etapa, uno de los puntos a favor de este modelo de tratamiento es el apoyo mutuo entre adictos en recuperación, se motivan y son espejo para seguir adelante, un hermano del mismo dolor va a entender más que nadie la experiencia por la que ambos han pasado y así apoyarse para salir del problema.

Tratamiento Farmacológico

En los centros ambulatorios o residenciales (interno) existe un equipo clínico especializado para tratar y medicar a aquellos que están dejando de consumir drogas o alcohol, como sabemos, muchas de estas sustancias cambian el organismo del individuo haciendo que el sistema nervioso central sólo funcione “bien” a la hora de consumir, el tratamiento farmacológico ayuda al adicto a sentir menos sufrimiento al dejar de consumir drogas y a estabilizar su síndrome de abstinencia, este síndrome trae como si un total de malestar físico y psicológico, tanto así que es una de las causas la cual el adicto no quiere dejar de consumir drogas y sigue en el circulo vicioso, el síndrome de abstinencia implica síntomas severos de náuseas, escalofríos, temblores en el cuerpo, desorientación, ansiedad, insomnio, arranques de ira hasta colapso emocional entre otras, existen medicamentos para sobrellevar estos síntomas y hacer que el adicto mejore su organismo para que siga dentro del tratamiento, no abandone y ocurra una recaída en drogas o alcohol.

Grupos de Apoyo o Seguimiento (Aftercare)

Como toda enfermedad que no tiene cura, se necesita un seguimiento para su control, la enfermedad adictiva es crónica y progresiva, si el adicto no mantiene un contacto con sus emociones y comportamientos o simplemente se descarrila de nuevo hacia su estilo de vida negativo, ya se considera una recaída conductual, de no cambiar, recaerá en consumo de drogas o alcohol, existen grupos de apoyo fuera de los centros de rehab que se basan en las reuniones entre adictos recuperados o adictos con voluntad a dejar el consumo.

Alcohólicos Anónimos y Narcóticos Anónimos (AA, NA) son el método más fácil y sin obstáculo alguno para acceso a los grupos y reuniones, el único requisito que se necesita es “el deseo de dejar de consumir”, en estos grupos asisten adictos de cualquier edad, raza, sexo, inclinación política o religiosa, no existe una etiqueta moral ni se excluye a nadie por su tipo de pensamiento, entre adictos todos son iguales y son merecedores de lo mejor, aplican el programa o la práctica de los 12 pasos y 12 tradiciones “El Gran Libro” creado en 1939 basado en experiencias de alcohólicos y adictos que lograron apoyarse entre sí como hermanos del mismo dolor, ayudándose a mantenerse sobrios, muchas experiencias y enseñanzas de la vida en consumo fue la inspiración del programa de 12 pasos.

Cabe destacar que los grupos de 12 pasos como AA y NA están a través del mundo en más de 120 países con más de 106.000 grupos a nivel mundial, el modelo de 12 pasos se basa más en lo espiritual que en la religión, es creer que pueda existir algo superior que nos ayude en el proceso de mantener una vida sana y sin drogas, esa espiritualidad puede dirigirse hacia lo que cualquier adicto quiera, unos lo dirigen a Dios, otros a la fuerza del grupo, mientras que otros asisten a las reuniones y simplemente creen en ellos mismos, lo cual es objetivo y productivo, se trata de creer en algo, esa es la fuerza del grupo, abrirse a la creencia espiritual de algo para mantener fuerza y unión.

La asistencia a los grupos de apoyo deberían de ser para el adicto una rutina media o intensiva a largo plazo, dejar de consumir drogas es un proceso de por vida, el grupo de apoyo es necesario para mantener la sobriedad, al fin y al cabo, más de lo bueno no hace daño.

Comments are closed.